214-387-4924
José y Laura López
Falta de documentos no impide tener un hogar
by Jose Lopez on February 8th, 2012


SILVANA PAGLIUCA/ESPECIAL PARA AL DÍA | 2/4/2012, 7:01 a.m.




SIN SEGURO SOCIAL

En la actualidad existen 17,700,581 contribuyentes en el país que hacen sus declaraciones de impuestos con su número ITIN, según cifras del IRS.
.

Sin seguro social pero con ITIN (número de identificación para pago de impuestos), cientos de familias del Norte de Texas optan por adquirir una vivienda sin temor a una posible deportación.

“Si pasa, pues ya uno no puede hacer nada, pero ese temor no lo tenemos ahora”, sostuvo Gloria, quien recibió las llaves de su casa en Wyllie, Texas en diciembre del 2011.

Gloria, de 30 años y su esposo, Edward, de 36, quien trabaja de cocinero en dos restaurantes latinos de Dallas, son indocumentados desde hace casi 14 años, cuando llegaron desde su Colombia natal.

“El ITIN lo tengo hace 14 años y yo he estado pagando todas mis impuestos todo este tiempo y si me hubiera pasado algo, me hubiera pasado hace mucho”, aseveró Gloria, quien pidió no utilizar el apellido familiar debido a su condición migratoria.

Luego de intentar con varias sucursales bancarias que le pedían un enganche del 10%, la familia Castillo logró comprar su casa tras más de ocho meses de trámites a través de la organización NACA (Neighborhood Assistance Coorporation of America).

Jaime Barrón, abogado de inmigración en Dallas, explicó que las personas que viven en Estados Unidos tienen el derecho legal a sus posesiones sin importar su estatus legal.

“Un extranjero puede comprar una propiedad. No hay ningún problema. No le da ningún beneficio migratorio, ni perjuicio. El peligro para un indocumentado es que meta información fraudulenta como un Seguro Social falso, que le podría ocasionar problemas criminales”, precisó Barrón.

Agregó que las autoridades federales de inmigración “no expropian… ni se quedan con ninguna propiedad” y, si el inmigrante es deportado, tiene el derecho de vender la propiedad por medio de terceros.

Sin miedos

Según la MetroTex Association of Realtors, 64,249 viviendas fueron vendidas en el 2001 en el Norte de Texas. Varios vendedores de bienes raíces consultados estimaron que cerca del 15% de sus clientes son indocumentados, y aseguraron que ninguno de ellos se muestra temeroso ante la posibilidad de una deportación.

“El único miedo que ellos tienen es si se mueren. Siempre me preguntan, ‘¿qué pasa si me muero?’”, señaló López. “Le tienen más miedo a la muerte que a la deportación”.

“Yo ya he comprado dos carros y no ha pasado nada. No tenemos ese temor ninguno de los dos”, señaló Gloria, cuya nueva casa tiene un valor de $100,000.

Si el propietario indocumentado tiene la mala suerte de ser deportado, la vivienda sigue siendo suya.

“Si se tiene que ir no pasa nada, solo hace una carta poder para que le vendan la casa aquí, que le manden el dinero a Bancomer y listo, se acabó”, dijo Antonio Matarranz, propietario de la compañía Avangard Group Servicios Inmobiliarios de Dallas.

Ayuda de organizaciones

Los indocumentados reciben ayuda de organizaciones como NACA, que da consejería de vivienda con sucursales en todo el país. El grupo, sin fines de lucro, ofrece un programa para primeros compradores de vivienda que no tienen Seguro Social, con una tasa de interés fija a 30 años. Hasta el 15 de enero la tasa de interés era del 3.625%.

Antonio Vásquez, vendedor de bienes raíces de la compañía Ultima, recomienda el programa. “Claro, no es tan fácil, tienes que tener todos los requisitos, pero si los tienes, te dan el préstamo sin enganche y sin costos de cierre”, explicó Vásquez.

Los privilegios para los solicitantes de un préstamo, que lo otorga Citibank tras la intercesión de NACA, saben que se trata de un programa donde deben cumplir con una serie de requerimientos que no todos están dispuestos a cumplir.

“El proceso sí es un poquito complicado y tiene uno que tener mucha paciencia”, contó Gloria. “Cuando creía que tenía todos los papeles, me salían con que les faltaba otra cosa nueva”.

Algunos de los requisitos que exige NACA son: comprobantes de ingresos, pagos a tiempo, resúmenes de cuentas bancarias y hasta asistir a clases de asesoría.

“Te investigan todo. Si pagué bien mi renta, mi agua, la luz, el celular”, relató Gloria. “Yo creo que ellos investigan así tanto porque no tienen un Seguro Social en el que ellos puedan verificar las cosas, por eso son un poquito especiales en investigar bien”.

Otras opciones

Algunos bancos como Southwest Bank de Dallas ofrecen programas de compra de vivienda para indocumentados con la opción de un pago inicial del 10% y una tasa de interés mucho más alta que NACA.

“Actualmente estamos ofreciendo un programa de hipotecas especial que acepta el ITIN para clientes que no cuentan con un número de Seguro Social”, expresó Marshall Boyd, vicepresidente ejecutivo de servicios de hipotecas de Southwest Bank en el Norte de Texas.

El programa fue iniciado en septiembre del 2011 y tiene un límite de préstamo hipotecario de $90,000.

“Hay otras opciones, desde comprar directamente con financiamiento del dueño hasta muchos inversionistas, que mientras uno ponga el 10, el 15 o el 20% de enganche, le dan una casa”, explicó José López, agente inmobiliario de Ultima Real Estate.

Para algunos vendedores de bienes raíces, aunque el pago inicial sea mayor, estas pueden ser buenas opciones para un comprador.

“Puede ser una alternativa, el hecho de que le pidan el 10% de enganche en lugar de nada de enganche, el pago va a ser más bajo porque debe el 10% menos”, explicó Matarranz. “El dinero no lo tiró por la ventana”.

















Posted in not categorized    Tagged with no tags


0 Comments

Leave a Comment